España/México
Menu
menu

 

 

La aventura fotográfica de José Luis Haces (Poza Rica, Veracruz, 1963) empieza en 1980, cuando de rebote cae en sus manos su primera réflex, una Pentax K1000.

 

Rápidamente busca la manera de aprender todo lo que haga falta. Compra libros, experimenta, encuentra que la Universidad Veracruzana ofrece talleres, y, de la mano del maestro Carlos Cano, aprende los principios de la composición, del revelado analógico, y más que nada, que el valor de una imagen reside en lo que es capaz de transmitir.

 

Su frenética relación con la fotografía, relación que podemos catalogar de apasionada e intensa, se frena, casi de golpe, 3 años después. La vida -que a veces decide por ti- la falta de tiempo y recursos para seguir adelante,  y una pizca grande de frustración por no lograr las metas que se imponía, son la principal causa. Sin saberlo quizá, las decisiones que a partir de aquí toma le ayudan a formarse de la mejor manera, lo que constituye quizá una formación aún mejor que la educación reglada; viajes, experiencias vitales, relaciones con todo tipo de personas (incluidas temporadas residiendo en metrópolis como la ciudad de México –caos, riqueza cultural, muchedumbre, aglomeraciones, tráfico casi infernal, alternativas- y Los Ángeles -áreas urbanas infinitas, multiculturalidad, orden, recursos casi ilimitados, parafernalia, riqueza- y habiendo crecido la mayor parte de su vida en el Puerto de Veracruz –apertura, alegría, tolerancia, círculos abiertos,  lazos inquebrantables)

 

El autor lleva casi 10 años viviendo en España, y desde su llegada, ha retomado su vieja pasión, ahora con más sosiego, con más prudencia, y con mucha más intención.

 

En Segovia, como miembro fundador y activo de la Asociación Fotográfica Segoviana, ha estado dentro de la organización de múltiples conferencias, exposiciones y talleres, pudiendo aprender de grandes como Oscar Molina, Matías Costa, David Jiménez, Ramón Masats, José María Díaz Maroto, Navia, Alejandro Castellote y Luis Baylón, entre otros.

 

Forma parte, igualmente, del Colectivo Veracruz junto con Javier Herrero y Alfredo Moreno.

 

De las propias palabras del autor, se pueden arrancar esta reflexión:

 

“En el plano fotográfico, nunca me siento tan cierto como en el momento en el que disparo el obturador”